Higiene bucal riesgo para el paciente con diabetes

Higiene bucal riesgo para el paciente con diabetes

La higiene bucal es un claro factor de riesgo a tener en cuenta como paciente con diabetes. Es necesario por tanto mantener una completa y correcta higiene bucal para evitar complicaciones a largo plazo. Es necesario recordar que el sistema inmunológico del paciente con diabetes se resiente con mayor frecuencia. Los pacientes con diabetes son por tanto más susceptibles a la enfermedad periodontal. Además la enfermedad de las encías también tiene el potencial de afectar negativamente el control de glucosa en sangre y, por el contrario, los niveles de glucosa en la sangre pueden afectar negativamente a la enfermedad periodontal.

Las personas con diabetes tienen el doble de probabilidades de desarrollar enfermedad de las encías grave en comparación con los que no padecen de diabetes. Los pacientes con diabetes son más susceptibles a las infecciones bacterianas y tienen una capacidad reducida de combatir las bacterias que invaden las encías. La enfermedad de las encías puede afectar también a la capacidad de controlar los niveles de glucosa en la sangre y podría contribuir a la progresión de la diabetes.

Los pacientes que padecen diabetes sino cuidan su higiene bucal corren el riesgo de tener infecciones en la boca, en particular, la enfermedad de las encías llamada periodontal. Esta enfermedad daña las encías y los huesos de la mandíbula (cuya función es sostener los dientes en su lugar) y puede causar mucho dolor al masticar. Quienes sufren una infección grave de las encías pueden perder los dientes. La enfermedad de las encías también dificulta el control del azúcar en la sangre.

Otros problemas derivados de la diabetes y de la falta de higiene bucal son la sequedad de la boca o las infecciones por hongos, conocidas como candidiasis bucal. La sequedad de la boca ocurre cuando no hay suficiente saliva (el líquido que mantiene húmeda la boca). Por otra parte, la diabetes puede aumentar el nivel de glucosa en la saliva.

Si el control del nivel de glucosa en la sangre es correcto se puede prevenir la enfermedad de las encías. Es importante cepillarse los dientes y usar hilo dental todos los días para conseguir una completa higiene bucal. También hacerse exámenes periódicos. Lo aconsejable es un par de visitas al año al odontólogo para que nos controle. Si la diabetes no está bajo control, la posibilidad de tener problemas en su boca aumenta considerablemente.

La clave para controlar la diabetes y la enfermedad periodontal y tener una buena higiene bucal es la prevención. La reducción de las bacterias y la eliminación de biofilm por encima y por debajo de la línea de las encías es el mejor curso de acción. Esto se puede hacer en la clínica con el raspado y alisado radicular, y las visitas de higiene dental de rutina. También es importante hacer su parte con el cepillado al menos dos veces al día y usar hilo dental una vez al día.

Fuente:www.canaldiabetes.com






  • Autor: www.canaldiabetes.com
  • Fecha: 2018-03-06