¿Qué es la diabetes gestacional?

¿Qué es la diabetes gestacional?

La diabetes gestacional es un tipo de diabetes que algunas mujeres desarrollan durante el embarazo. Alrededor del dos al 10 por ciento de las futuras mamás desarrollan esta enfermedad, considerada una de las más comunes del embarazo. El porcentaje es mucho más alto entre las mujeres latinas. 

La diabetes es una enfermedad complicada. En pocas palabras, lo que significa es que los niveles de azúcar en la sangre están muy altos. A continuación te explicamos qué es lo que sucede. 

Cuando comes, el sistema digestivo descompone la mayoría de los alimentos en un tipo de azúcar conocida como glucosa. La glucosa entra a tu torrente sanguíneo y, con la ayuda de la insulina (una hormona producida en el páncreas), las células de tu cuerpo transforman la glucosa en energía. 

Sin embargo, si tu cuerpo no produce suficiente insulina, o si las células de tu organismo no responden bien a la insulina, la glucosa se queda circulando por la sangre en lugar de llegar a las células y convertirse en energía. 

Es posible que ahora que estás embarazada, tus células no respondan tan bien a la insulina, debido a tus cambios hormonales. Para la mayoría de las futuras mamás, eso no representa ningún problema ya que simplemente el páncreas crea más insulina. Sin embargo, otras mujeres no pueden, y por lo tanto los niveles de azúcar en su sangre se elevan demasiado. Es entonces cuando aparece la diabetes gestacional o diabetes del embarazo. 

En la mayoría de los casos, este tipo de diabetes desaparece cuando el bebé nace pero, una vez que la has tenido, tienes más riesgo de que aparezca en otros embarazos y también de desarrollar diabetes del tipo 2, más adelante. 
¿Por qué es tan importante que las mujeres latinas se informen de la diabetes gestacional?
Las mujeres latinas, por cuestiones genéticas, tenemos una mayor propensión a padecer diabetes que el resto de la población. En muchos casos, desconocemos que tenemos diabetes al salir embarazadas. 

De hecho, tenemos una mayor propensión a padecer diabetes de todo tipo, que el resto de la población. Se estima que una de cada cuatro latinas padece alguna clase de diabetes. Además, las latinas tenemos un alto riesgo (52.5 por ciento) de padecer diabetes a lo largo de nuestras vidas. El riesgo de la población blanca es del 31 por ciento. 

Hablando en general de la comunidad latina, más del 11 por ciento padece diabetes. Esta condición afecta más a ciertos grupos: las personas de origen puertorriqueño, por ejemplo, tienen el índice más alto de diabetes con un 12.6 por ciento. Les siguen los mexicoamericanos con un 11.9 por ciento y los cubanos con un 8.2 por ciento. También hay que tener presente que los latinos tienden a desarrollar diabetes a una edad más temprana que otros grupos étnicos. 

Por todo esto, idealmente las mujeres latinas deberían hacerse una prueba de la glucosa una vez al año para saber cómo está su nivel de azúcar en la sangre, y asegurarse de que no tienen diabetes. Esto es especialmente importante si estás planeando empezar una familia. 
¿Cómo puedo saber si tengo diabetes gestacional?
La diabetes gestacional usualmente no presenta ningún síntoma. Es por ello que a casi todas las mujeres embarazadas se les realiza una prueba que se llama prueba de tolerancia a la glucosa entre las 24 y las 28 semanas. 

Sin embargo, a las mujeres que corren alto riesgo de padecer diabetes (como las latinas), o a las que muestran signos de tenerla (como por ejemplo azúcar en la orina), los médicos les recomiendan hacerse la prueba en su primera visita prenatal y de nuevo entre las 24 y 28 semanas, si el resultado sale negativo. 

En caso de que la prueba salga positiva, no quiere decir que tengas diabetes del embarazo, sino que hace falta una prueba más detallada (prueba de tolerancia a la glucosa, o GTT por sus siglas en inglés) para saberlo con seguridad. 
¿Qué factores aumentan el riesgo de padecer diabetes del embarazo?
Se considera que, como latina, tienes un alto riesgo de padecer diabetes gestacional. Además, la Academia Estadounidense de Diabetes indica que si presentas algunas de las condiciones que se señalan a continuación, el riesgo es aún mayor y es importante que te hagan la prueba de la glucosa antes: 

Eres obesa (tu índice de masa corporal está por encima de 30).

Has tenido diabetes del embarazo anteriormente.

Encuentran azúcar en tu orina (la glucosa en la orina se comprueba en todas las visitas prenatales, por eso tienes que orinar en un vasito).

Hay varias personas en tu familia que padecen diabetes.

Algunos estudios indican que más del 76 por ciento de las latinas en Estados Unidos tienen sobrepeso. De ese porcentaje se considera que un 45 por ciento padece de obesidad. Eso, aunado a la predisposición genética a desarrollar diabetes gestacional, son dos importantes razones para que te hagan una prueba de tolerancia a la glucosa. 

Algunos médicos también te harán la prueba antes si tienes otros factores de riesgo, como los siguientes: 

Has tenido anteriormente un bebé muy grande (el límite para algunos médicos es un peso de casi 4 kilos (8 libras con 13 onzas) y para otros 4.5 kilos (9 libras con 14 onzas).

Has tenido antes un bebé que nació sin vida por causas no explicadas.

Has tenido antes un bebé con un defecto de nacimiento.

Tienes la presión sanguínea alta.

Tienes más de 35 años.

¿Qué debo hacer si padezco diabetes gestacional?
Depende de lo seria que sea tu diabetes, pero por lo general hay que llevar un registro bastante riguroso de cuáles son tus niveles de azúcar en la sangre. Hay varios tipos de aparatos que puedes usar, pero los más comunes utilizan una pequeña lengüeta o tirita metálica, que se inserta en un medidor de glucosa. Habla con tu médico para que te recomiende el más adecuado para ti. 

Para mantener tus niveles de glucosa bajo control se te indicará que hagas lo siguiente: 

Sigue una dieta balanceada. La Asociación Estadounidense de Diabetes recomienda que consultes a una dietista registrada, quien te podrá ayudar a desarrollar un plan de comidas específico, de acuerdo a tu altura, peso y nivel de actividad. 

Tu dieta tendrá que contener el equilibrio correcto de proteínas, grasas y carbohidratos, al tiempo que te proporciona la cantidad adecuada de vitaminas, minerales y calorías. Para mantener estables tus niveles de glucosa, es esencial que no te saltes comidas, sobre todo el desayuno, y que evites productos azucarados, como los caramelos, las galletas, los pasteles y los refrescos o gaseosas. 

También tendrás que evitar los carbohidratos sencillos, como las tortillas de trigo y el pan blanco. Puesto que se digieren con facilidad, entran demasiado rápido a tu torrente sanguíneo, aumentando inmediatamente tus niveles de glucosa. Es mejor consumir granos enteros, tortillas de maíz y pan integral. Estos carbohidratos completos tardan más en digerirse y exigen que tu cuerpo produzca menos insulina para procesar los azúcares que llegan a tu sangre. 

Puede que todo esto te parezca complicado, pero será más fácil una vez que te acostumbres. No lo veas como una dieta restrictiva o especial. Los principios de la alimentación para diabéticos son buenos para cualquier persona. Considéralo como una oportunidad de desarrollar hábitos saludables de alimentación para ti y tu familia. Si todos en la casa comen lo mismo que tú, no te sentirás privada.

Haz ejercicio. Los estudios también muestran que el ejercicio moderado ayuda al cuerpo a procesar la glucosa y hace que los niveles de azúcar en la sangre estén en su nivel adecuado. Caminar o nadar todos los días durante 30 minutos, puede ayudarte a controlar la diabetes gestacional. Sin embargo, como el ejercicio no está recomendado para todas las mujeres, pregúntale a tu médico qué tipo de ejercicio te conviene a ti.

Toma insulina si es necesario. Si no es posible controlar el nivel de glucosa en tu sangre mediante la dieta y el ejercicio, tu doctor te prescribirá medicamento. Cerca del 15 por ciento de las mujeres que tienen diabetes del embarazo necesitan medicamento. Algunos médicos les recetan a sus pacientes un tratamiento con medicamento oral en lugar de inyecciones.

Fuente: espanol.babycenter.com
 






  • Autor: espanol.babycenter.com
  • Fecha: 2018-04-10