“Todos los obesos son pacientes con diabetes o pacientes con prediabetes”


“Todos los obesos son pacientes con diabetes o pacientes con prediabetes”

Para la mayoría de las personas, diabetes sólo significa aumento del azúcar en la sangre y limitan su prevención a no comer muchos dulces. Ignoran por completo que su peso está estrechamente relacionado con la diabetes y que existe una regla de oro que afirma que “todos los obesos son pacientes con diabetes o pacientes con prediabetes hasta que se demuestre lo contrario”.
Señalada por el doctor Ammar Ibrahim, director general del Instituto Nacional de Diabetes, Endocrinología y Nutrición (INDEN), esta regla sugiere la forma directa en que el sobrepeso nos predispone a desarrollar diabetes o impide el correcto tratamiento de los pacientes que ya la sufren.
Hay varios tipos de diabetes. La más común, la tipo 2 o diabetes mellitus, se desarrolla especialmente en la edad adulta, aunque ya pueden verse más casos en consecuencia al aumento en las tasas de obesidad. Para muestra, una cifra reveladora: el 80% de los pacientes con diabetes tiene sobrepeso, según la Asociación Latinoamericana de Diabetes.
“El sobrepeso y la obesidad son factores de riesgo importante para el desarrollo de la resistencia a la insulina y, como sabemos, la diabetes tipo 2 resulta de la resistencia a la insulina y la incapacidad del páncreas de producir insulina en cantidades y en calidad suficientes. De allí viene la relación estrecha entre la obesidad y la diabetes mellitus tipo 2”, expone Ibrahim.
No se tiene diabetes por comer muchos dulces. Ser paciente con diabetes tipo 2 significa que el cuerpo está haciendo resistencia a la insulina, provocando efectos en cadena en todo el metabolismo. Expliquemos con más detalle: el cuerpo necesita glucosa (un azúcar simple que se obtiene de los alimentos) para “alimentar” a las células y producir energía para el cuerpo. El páncreas produce insulina, una hormona que ayuda a la absorción de los nutrientes y transporta la glucosa, a través de la sangre, hasta las células. Cuando se tiene diabetes tipo 2, el cuerpo no utiliza correctamente esa insulina, haciendo resistencia a ella.
Al no poder llegar a las células, el azúcar en la sangre aumenta, poniendo al paciente en un gran riesgo de desarrollar enfermedades de los ojos, pies, piel, riñones, nervios, enfermedades cardíacas y derrames cerebrales. No se olvide que la diabetes y sus complicaciones son una de las principales causas de muerte: “alrededor de 4,6 millones de personas de entre 20 y 79 años murieron de diabetes en 2011, representando un 8,2% de la mortalidad mundial por cualquier causa en personas de este grupo de edad” (Diabetes Atlas de la FID).
Doctor Ammar Ibrahim.
Un peso saludable es la clave. No siempre es causa del exceso de peso, porque no todos los pacientes con diabetes son gordos, pero la gran mayoría de las personas están en sobrepeso cuando se les diagnostica la enfermedad. Por eso una de las recomendaciones básicas para la prevención de la diabetes es mantener un peso adecuado. Y el peso adecuado no es un concepto visual, sino una medida que se calcula con valores reales.
“Para hablar de sobre peso y obesidad se utiliza el término llamado Índice de Masa Corporal (IMC), una fórmula matemática en donde se divide el peso de la persona en kilogramos entre la estatura en metros al cuadrado. Si el IMC está entre 25 a 25.9 la persona tiene sobrepeso. Si el IMC es mayor de 30: la persona tiene obesidad”, explica Ibrahim.
Mantener un peso corporal adecuado es parte vital del tratamiento de la diabetes, pudiendo incluso lograr que la enfermedad remita circunstancialmente. “Si la diabetes es resultado del sobrepeso o de la obesidad, sí pudiera controlarse, en este caso la diabetes, pero si el paciente aumenta de nuevo la diabetes aparecerá otra vez”, aclara el especialista.

El sobrepeso y la obesidad también pueden llevar a una persona a la denominada “prediabetes”, que es la condición de los pacientes que presentan un nivel de azúcar en sangre en ayunas entre 100mg/dl y 125mg/dl. Después de haber comido, puede encontrarse su glucemia entre 140mg/dl y 199mg/dl. Los pacientes con prediabetes por lo general no presentan síntomas, pero sí se exponen a factores de riesgo, por lo que necesitan un chequeo periódico de su nivel de glucemia. 
A pesar de los riesgos a los que se enfrenta el paciente con diabetes, Ibrahim insiste en que se puede vivir con diabetes siguiendo las pautas que establecen los médicos.
“Es necesario hacer cambios en el estilo de vida, hacer ejercicios, llevar vida activa, además la medicación para la diabetes y control de peso, visita periódica a su especialista, y comidas saludables. Tenemos que convencer a las personas con diabetes de que la diabetes es un estilo de vida más que una enfermedad. Mientras la tenemos bajo control no habrá complicaciones. Y si las hubiese, son muy fáciles de manejar. Recuerden siempre que prevención y educación son las claves”, concluyó el diabetólogo.

Fuente
:hoy.com.do






  • Autor: Raysa Corporán
  • Fecha: 2018-06-07