Clasificación actual de las personas con diabetes

Actualmente las personas con diabetes se dividen principalmente en dos grandes grupos:

Diabetes tipo 1

Suele empezar en la infancia y/o la adolescencia pero también se puede originar a otras edades. Se produce por la destrucción de todas las células productoras de insulina del páncreas, lo cual origina un déficit absoluto de la misma, por lo que es imprescindible administrar insulina desde el comienzo.

La diabetes tipo 1 suele presentarse de forma brusca con aumento llamativo de la sed y de la cantidad de orina, cansancio y pérdida de peso. A menudo aparece de forma aislada, pero en ocasiones existen antecedentes en la familia.

Diabetes tipo 2

Suele ocurrir en edades más avanzadas y es unas diez veces más frecuente que la diabetes tipo 1. Se caracteriza por la asociación de un déficit parcial en la producción de insulina junto con un aprovechamiento inadecuado de la misma. La alimentación reglada y el ejercicio son la base de su tratamiento. Según qué defecto predomine pueden precisarse la administración de medicamentos para conseguir su control, ya sea en forma de comprimidos, de medicamentos inyectables como la insulina o ambos. La diabetes tipo 2 da lugar a síntomas generalmente menos evidentes que la tipo 1 y a menudo, no da ningún tipo de molestia, pasando desapercibida durante mucho tiempo. Es frecuente que otras personas en la misma familia también la padezcan.

Propuesta nueva clasificación de las personas con diabetes

La clasificación actual presenta grandes limitaciones, ya que se ha visto que sobre todo en el grupo de personas con diabetes tipo 2, su evolución a lo largo de los años es muy diferente, así como su riesgo de desarrollar complicaciones. Es por ello que en un reciente estudio realizado en Suecia, se ha propuesto clasificar a las personas con diabetes en cinco grandes grupos, dependiendo de seis características:

Nivel de glucosa (azúcar) en sangre.

Nivel de producción de insulina por el organismo.

Edad de inicio de la diabetes.

Presencia de sobrepeso u obesidad.

Resistencia a la insulina: Falta de respuesta del cuerpo a la acción de la insulina.

Presencia de anticuerpos en la sangre: éstas son sustancias que destruyen las células productoras de insulina.

De acuerdo con estas seis variables se propone clasificar a las personas con diabetes en 5 nuevos grupos:

Grupo 1: Diabetes autoinmune: Tienen un nivel de insulina disminuido, niveles de glucosa en sangre muy elevados, se inicia a una edad temprana, no tienen sobrepeso y presentan anticuerpos en sangre. Precisan ser tratados con insulina desde etapas iniciales.

Grupo 2: Diabetes con deficiencia de insulina: Son similares al grupo 1, pero no presentan anticuerpos en sangre. Precisan ser tratados con insulina desde etapas iniciales. Tienen un riesgo elevado de tener problemas oculares (retinopatía).

Grupo 3: Diabetes con resistencia a la insulina: Presentan una mala respuesta del cuerpo a la acción de la insulina y obesidad. Tienen un riesgo elevado de tener enfermedad renal (nefropatía).

Grupo 4: Diabetes relacionada con la obesidad: Presentan obesidad y una moderada elevación de la glucosa, pero sin resistencia a la acción de la insulina.

Grupo 5: Diabetes relacionada con la edad: Tienen una elevada edad al inicio de la enfermedad y una elevación moderada de glucosa.

Esta nueva manera de clasificar a las personas con diabetes nos permite saber cuál es el tratamiento más adecuado, ya que en los grupos 1 y 2 es la insulina y en el resto son una alimentación saludable, ejercicio y medicamentos de administración oral.

También nos permite saber que las personas del grupo 2 tienen un mayor riesgo de tener problema en la visión, mientras que los pertenecientes al grupo 3 tienen un mayor riesgo de padecer enfermedad del riñón.

Además para clasificar a los pacientes de acuerdo a estos nuevos criterios no son necesarios estudios complejos por lo que se podría hacer en cualquier centro sanitario.

Sin duda que estamos ante el inicio de una nueva etapa, que se irá perfeccionando con el paso de los años y que nos permitirá clasificar a las personas con diabetes de una manera más exacta, lo cual nos ayudará a dirigir el tratamiento y a tener especial atención al diferente riesgo de desarrollo de complicaciones que presentan.

Fuente: www.fundaciondiabetes.org






  • Autor: www.fundaciondiabetes.org
  • Fecha: 2018-10-02