La FID anuncia una iniciativa para mejorar la atención diabética en entornos humanitarios

La Federación Internacional de Diabetes (FID) calcula que cuatro millones de personas que viven con diabetes son obligadas a desplazarse como resultado de desastres naturales y provocados por el hombre. En estas difíciles circunstancias, las personas con diabetes suelen tener dificultades para controlar su afección y corren un mayor riesgo de discapacidad y muerte prematura. A fin de concienciar acerca de los desafíos para la prevención y el control diabéticos en entornos humanitarios, la FID ha lanzado una iniciativa conjunta en la que participan múltiples partes interesadas para fomentar la acción, mejorar los servicios de salud y garantizar el acceso a los medicamentos esenciales para las personas desplazadas con diabetes.

En esta campaña participan representantes del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), el Organismo de Obras Públicas y Socorro de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en el Cercano Oriente (OOPS), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y Santé Diabète. Cuenta con el apoyo de una subvención de la World Diabetes Foundation (Fundación Mundial de Diabetes, WDF).

La FID insta a los gobiernos nacionales, las organizaciones internacionales y donantes, la sociedad civil y el sector privado a:

  • Garantizar el acceso ininterrumpido a la atención y los medicamentos para la diabetes para todas las personas con diabetes obligadas a desplazarse e integrar el cuidado de la diabetes como componente clave de la respuesta humanitaria.
  • Aumentar los fondos para reforzar los sistemas sanitarios en áreas con una gran carga de población desplazada.
  • Llevar a cabo investigaciones para evaluar la carga exacta de la diabetes entre las personas obligadas a desplazarse.

Según el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), hay 65 millones de personas desplazadas solamente como resultado de conflictos.1 Los conflictos y los desastres tienen como resultado movimientos de población a gran escala. Su llegada a lugares no preparados ejerce una gran presión sobre los recursos sanitarios y plantea un desafío importante. Los sistemas sanitarios tienen problemas para responder ante las emergencias y brindar atención médica a los recién llegados y a su población existente.

Fuente:https://diabetesvoice.org/






  • Autor: Diabetes Voice
  • Fecha: 2018-12-04